Actualidad laboral
Notas y Noticias

 

 

¿Por qué cambiamos de trabajo?

 

El trabajo es una de las fuentes de sustento económico y tiene una implicancia directa en la satisfacción de necesidades de las personas. Muchas veces tornándose una de las principales actividades diarias y cotidianas de la mayoría de los empleados.

En tiempos de crisis (personales o sociales) es frecuente replantearse un cambio laboral que satisfaga algunas necesidades no cubiertas.

En esta línea, recientes estudios indican que los argentinos cambian de empleo cada 2 años.

A la hora de generar cambios laborales, las personas buscan modificar su situación debido a diversas razones que analizaremos a continuación:

  • Estancamiento: muchos trabajadores sienten que no tienen retos o desafíos laborales. Las escasas posibilidades de realizar tareas nuevas genera el deseo de conseguir un nuevo empleo en el cual desarrollar tareas motivantes. El sentirse estancado genera un límite al potencial laboral o muchas veces implica un retroceso en las aspiraciones profesionales. Esta es una de las principales fuentes de insatisfacción laboral, generando el “aburrimiento”.
  • Excesiva carga de tareas: en contraposición con el punto anterior, quienes cambian de empleo por este factor lo hacen por stress laboral, prefiriendo nuevos empleos en los cuales puedan desarrollar tareas sin el apremio de múltiples funciones o tiempos límites para la realización de los mismos. Muchos empleados se ven empujados a buscar un cambio debido a jornadas extensas de trabajo, horarios cambiantes o presión para lograr resultados laborales.
  • Malas relaciones laborales: los trabajadores pasan muchas horas de su día en un trabajo, compartiendo con colegas, compañeros y jefes, muchas veces, más tiempo con ellos que con su propia familia. Un mal clima laboral tiene impacto directo sobre el desempeño personal y la salud física y mental. Por tal motivo, quienes en su trabajo no gozan de un buen clima laboral o sufren por las malas relaciones entre pares buscan un cambio en el cual puedan sentirse a gusto en una empresa
  • Baja remuneración: las expectativas salariales de los empleados suele modificarse de acuerdo al desarrollo de tareas, adquisición de nuevas responsabilidades o cambios socio económico. Por ello, cuando el salario de un trabajador no concuerda con las funciones o aspiraciones se produce una búsqueda de un cambio que impacte directamente a nivel salarial o beneficios laborales extra.
  • Falta de pasión: se dice que las personas más afortunadas son aquellas que hacen lo que les gusta y se ganan la vida gracias a ello. Pero en muchas oportunidades las condiciones laborales no permiten el disfrute de las tareas o el puesto, perjudicando el autoestima de la persona y también la productividad. Es uno de los momentos propicios para el cambio laboral.

De todas maneras, y en función del recorrido hecho hasta aquí no todos los cambios laborales implican necesariamente abandonar una empresa o trabajo. Muchas veces, el hablar con jefes o superiores sobre la problemática personal, pensarse en otro puesto o área laboral, participar de nuevos proyectos o adquirir nuevas tareas que nos motiven, es una manera de generar una nueva perspectiva sin necesidad de pensar en una renuncia. Es importante no esperar a caer en una rutina pues en este punto no hay casi alternativa posible más que un cambio radical. Estar constantemente alerta sobre los intereses propios, plantearse objetivos personales y trazar un plan de acción puede ser una manera eficaz de alcanzar las metas deseadas.

El cambio laboral en números:

  • Los argentinos cambian de trabajo, en promedio, cada 2 años.
  • Los hombres cambian cada 3 años, y las mujeres cada 5 años.
  • A medida que crecen, los trabajadores permanecen más tiempo en los trabajos.
  • Los menores de 25 años, cambian en promedio cada 1 año
  • Los sectores con más tasa de rotación son gastronomía, hotelería y turismo, publicidad, marketing e internet.
× ¿Cómo puedo ayudarte?