Actualidad laboral
Notas y Noticias

Cómo administrar el home-office y lidiar con el estrés en los días de cuarentena

Confinados en sus casas desde que el aislamiento social obligatorio fue decretado, quienes realizan tareas de home office sienten que el tener la oficina bajo el techo de su casa durante tantos días seguidos, más aún si no estaban acostumbrados, exige un mínimo de orden, control y disciplina.

“En estos días la forma de trabajar ha cambiado radicalmente y todos debimos adaptarnos a un nuevo escenario inédito e incierto”, asegura Ernesto Tocker, director del Servicio de Empleo AMIA. “En la vida laboral, el home office demostró ser el gran aliado en este momento, pero es importante que las tareas que se hacen desde casa tengan también su propia metodología y organización”, advierte.

Para manejar la situación con pragmatismo, evitar sumar más estrés a la vida laboral y familiar, el Servicio de Empleo AMIA elaboró una guía de 10 consejos para que las nuevas modalidades y hábitos que impuso la cuarentena mejoren el desempeño y afecten lo menos posible nuestra calidad de vida.

1– Definir un esquema horario: En tiempos normales, el calendario organizaba nuestras vidas. Sabíamos a qué hora sonaba el despertador, a qué hora llevábamos los hijos a la escuela, a qué hora entrábamos a la oficina. En tiempos de pandemia, todos los días parecen iguales. La rutina se deshizo en mil pedazos. Hay que entender que el aislamiento es un aporte necesario y solidario que como individuos estamos haciendo a la sociedad, y que podemos organizarnos para que el caos no se apodere de nuestros días. Establecer horas para el trabajo, para atender a los hijos / pareja o el almuerzo familiar, para la recreación, para el uso de las redes sociales, etc., ayuda a crear una nueva rutina. Las continuas interrupciones por estar conectados multiplataforma no deben apoderarse de nosotros, racionalizar el tiempo es fundamental para ser productivos.

2– Encontrar el lugar de la casa más cómodo para trabajar y adaptarlo, en lo posible, a tus necesidades. Una buena iluminación, una silla cómoda, mantener la computadora a la altura de los ojos, una música tranquila de fondo, y que no distraiga… todo suma para trabajar de la manera más confortable posible.

3– Planificar el día: Es muy importante establecer objetivos y prioridades para organizar mejor el tiempo. Hay roles que se encuentran hoy con más trabajo y responsabilidades. Es importante tener un mapa del día en el que registremos qué es urgente, qué es importante, y qué puede esperar a mañana. Delegar disminuye la carga de trabajo y motiva al equipo, repartir responsabilidades y asignar tareas con transparencia genera confianza en los que tienen que liderar la crisis.

4– Establecer pequeñas pausas: Un recreo es necesario para ventilar el ambiente, cambiar de postura, realizar estiramientos, o caminar por nuestra casa. Quienes están pasando la cuarentena acompañados, es importante que también dediquemos tiempo a ellos. Y que las horas de trabajo no consuman todo el día.

5– Cuidados personales: Debemos procurar tener la mejor calidad de vida posible dentro de nuestros hogares. Sentarnos en pijama frente a la computadora no es la mejor opción para empezar el día. Se recomienda el aseo personal y vestirse de una manera no demasiado informal para trabajar desde nuestras casas. Cambiarnos de ropa para los momentos de ocio, que son necesarios, es otro tip que ayuda a diferenciar cada momento.

6– Evitar distracciones: Limitar el uso de las redes sociales y del televisor. En momentos de crisis, es muy importante tener en cuenta la fuente de la información que recibimos y la calidad de conversaciones y contactos que establecemos. Es importante establecer un momento del día para informarnos y respetarlo.

7– Si estás a cargo de un equipo de trabajo, es una buena oportunidad para demostrar un liderazgo positivo, que motive y empatice con sus colaboradores. Dar información clara, establecer objetivos alcanzables y no sobreexigir son las claves para no sumar estrés en este momento. Éstos son tiempos para comprender, para acompañar, para ser solidario.

8– Desarrollar una perspectiva más amplia: El estrés que se puede estar viviendo no debe hacernos olvidar de ser agradecidos. Tenemos una casa, un trabajo, vínculos laborales en un momento muy complejo en el mercado laboral. Podemos hacer una lista de todas las cosas por la que estar agradecidos, una lista de los logros que hemos realizado. Confiar en nuestras capacidades y ayudar a otros nos fortalece y nos hace sentir mejor. Esta situación también pasará y nos hará más resilientes.

9– Es normal sentir ansiedad, preocupación o temor en estos tiempos. Debemos encontrar la manera de canalizar estas emociones a través de alguna actividad creativa, un hobby olvidado, la lectura o hablando con nuestras personas de confianza. Exteriorizar lo que nos pasa ayuda a sentirnos mejor.

10– La crisis que estamos viviendo puede fortalecer nuestras habilidades de organización y de coordinación. Puede hacernos desarrollar habilidades emocionales y competencias que no sabíamos que teníamos. La pandemia nos obligó a parar y encontrarnos con nosotros mismos. Es una oportunidad que puede hacernos mejores.


Durante la cuarentena, seguimos estando cerca

Los procesos de búsqueda y selección de personal continúan con normalidad. La organización cuenta con las herramientas adecuadas para realizar en forma virtual el relevamiento, las entrevistas grupales e individuales para seguir brindando sus servicios de RRHH con la misma calidad de siempre.

× ¿Cómo puedo ayudarte?